Cartagineses y romanos

Sierra de Cazorla

Santo Tomé con Iznatoraf al fondo desde el Cerro de las Albahacas, escenario de la Batalla de Baécula.

Y dirá el amable y paciente lector: ¿ Qué pintan los Cartagineses en un Blog sobre mundo rural y aceite?.

Pues pintan, vaya si pintan. Porque aunque la Real Academia de la Lengua aún no lo reconoce olivar se escribe con  ” H ” y mayúscula. ” H ” de “Historia”, porque los lugares donde se asientan nuestros centenarios olivares están plagados de Historia. Jaén fue siempre tierra de paso de civilizaciones y durante la Reconquista “Tierra de Frontera” como atestiguan sus innumerables castillos.

Pero a lo que vamos: Cartagineses y romanos se enfrentaron en las famosas Guerras Púnicas. En aquel tiempo Hispania y la Bética conformaron el tablero de juego donde se dirimió la hegemonía romana en el Mediterráneo.

En Santo Tomé (Sierra de Cazorla) parece ser que tuvo lugar en el año 208 a.c. la tan traída y llevada Batalla de Baécula ( traída de Bailén y llevada a Santo Tomé) en el que hoy se conoce como Cerro de las Albahacas y cuya situación geográfica y morfología se adapta perfectamente a las descripciones que daban de esta batalla los historiadores romanos Tito Livio y Polibio.

La batalla

Andaba Asdrúbal, hermano del famoso Aníbal, por las inmediaciones de Cástulo (cerca de Linares), cuando se enteró de que Publio Cornelio Escipión ” El Africano” se dirigía a su encuentro desde Tarraco tras la exitosa conquista de Cartago Nova, capital cartaginesa en Hispania.

Asdrúbal había prometido a su hermano cubrir su retaguardia en Hispania, así como reunir oro y riquezas que cubrieran la campaña que éste estaba llevando a cabo contra los romanos en la Penísula Itálica. Así que para no arriesgarse se trasladó a un cerro cercano a la ciudad de Baécula para instalar su campamento y esperar refuerzos de su hermano Magón y Asdrúbal Giscón.

Lo sucedido en Baécula es bien conocido: Pese a la igualdad numérica de las fuerzas de cartagineses y romanos y la posición de ventaja del ejército cartaginés, el genio militar de Escipión inclinó la Batalla del lado de los romanos, ganando ésta y asentando la hegemonía romana en el Mediteráneo.

Actualmente en estos olivares del Cerro de las Albahacas se encuentran localizados los restos de lo que debió ser el campamento cartaginés, así como numerosos restos de material bélico de aquella época.

El olivo como árbol milenario que es, ha sido testigo del ascenso y caída de civilizaciones enteras y actualmente hunde sus raíces, incluso físicamente, en lo más profundo de los orígenes de nuestra cultura occidental, siendo transmisor de una Cultura que se pierde en la noche de los tiempos.

Cuando hoy vemos los tajos en su batalla diaria por recoger la aceituna en este Cerro, armados de tractores, sopladoras y vibradoras nos es difícil imaginar que sea el mismo escenario que hace miles de años albergó una batalla en la que murieron miles de hombres y en la que se enfrentaron dos de los grandes imperios de la época.

Anuncios

3 pensamientos en “Cartagineses y romanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s